Acerca del ILCE

En 1954, en la VIII Conferencia General de la UNESCO celebrada en Montevideo, representantes de América Latina acordaron la creación del Instituto Latinoamericano de la Cinematografía Educativa.

El 30 de mayo de 1956 se concretó su creación mediante un convenio entre la UNESCO y el Gobierno de México, en cuya capital se estableció su Sede.

En 1969 cambió su nombre por el de Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa.

El 31 de mayo de 1978, 13 países firmaron en la Ciudad de México el tratado con el que el ILCE adquirió la categoría de organismo internacional, con autonomía de gestión, personalidad jurídica y patrimonio propio.

Lo anterior, con fundamento en las decisiones de la XIX Conferencia General de la UNESCO (1976).

Desde entonces, actualmente conformado por 14 Estados Miembros, el ILCE ha servido a la región de América Latina y El Caribe en el desarrollo de recursos didácticos audiovisuales, así como de modelos educativos de vanguardia que han sentado importantes precedentes y que hoy se convierten en punto de partida para trazar nuevos horizontes.

historia

Misión

Proponer, articular e impulsar iniciativas y proyectos de comunicación educativa de vanguardia que generen experiencias de aprendizaje significativo; y con ello contribuir a la formulación de mejores políticas educativas, capaces de dar respuesta a las necesidades y aspiraciones de los pueblos de América Latina y el Caribe.

Visión

Ser referente y actor valioso en la tarea indeclinable de asegurar una educación de calidad con equidad en la región, a través de la apropiación y el uso adecuado de las tecnologías, en un marco de cooperación y responsabilidad compartida.

historia

¿Qué hace el ILCE?

Está al servicio de la región de América Latina y el Caribe para la generación de soluciones y estrategias para poner en marcha las políticas públicas educativas en materia de TIC’s y para el desarrollo de recursos didácticos audiovisuales.

Propone, articula e impulsa proyectos educativos de vanguardia que generan experiencias de aprendizaje innovadoras para mejorar los modelos educativos.

Promueve la calidad, la equidad y la inclusión en los servicios educativos, así como el fortalecimiento de la profesión docente, a través de la incorporación de las tecnologías innovadoras de cada momento.