Corrige SEP erratas en iniciativa educativa

La Cámara de Diputados recibió y turnó a las Comisiones de Educación y Puntos Constitucionales la iniciativa para derogar la Reforma Educativa que envió el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y que incluía la eliminación de la autonomía universitaria. Sin embargo, ayer desde la SEP se enviaron dos correcciones a la iniciativa para que se mantenga la autonomía universitaria en la Constitución Política. La SEP explicó que fue un error mecanográfico lo que generó la desaparición de la fracción VII del artículo tercero constitucional, que reconoce la autonomía de las universidades e instituciones de educación superior. El mismo jueves en la noche, el coordinador de la bancada del PAN en San Lázaro, Juan Carlos Romero Hicks, alertó que la propuesta del Presidente eliminaba el concepto de autonomía universitaria en el párrafo que describe la fracción VII del artículo 3° de la Constitución Política. Por esto, la SEP emitió una fe de erratas, que fue enviada a la Cámara de Diputados y que en los próximos días se definirá cómo se procesará.
El Universal: http://bit.ly/2SOrB70

 

Integrantes del INEE, en su derecho de ampararse: AMLO.

Ante la eventual desaparición del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), el presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que los integrantes de dicho instituto podrán usar las vías legales, como los amparos, para inconformarse. Tras citar como ejemplo las acciones que realizan magistrados, quienes han promovido amparos contra la Ley de Remuneraciones de los Servidores Públicos, el mandatario sostuvo que los integrantes del INEE pueden utilizar cualquier medio, tienen derecho a hacerlo. Nosotros somos respetuosos, estamos cumpliendo con un mandato que nos dieron los ciudadanos en la elección del primero de julio.
La Jornada: http://bit.ly/2SOodcq

Si se aprueba la reforma de López Obrador, la SEP será juez y parte en la evaluación del sistema y sus propias políticas

La desaparición del Instituto Nacional de Evaluación de la Educación (INEE) a propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador, como parte de la derogación de la Reforma Educativa, hará que la Secretaría de Educación Pública (SEP) sea juez y parte en la evaluación del sistema y sus propias políticas. Esto porque el Instituto será sustituido por el Centro para la Revalorización del Magisterio, que también se encargará de evaluar al sistema educativo pero cuyos integrantes serán asignados por la SEP, según se establece en la iniciativa del actual gobierno.
Vanguardia: http://bit.ly/2SLBl1W

¡Al diablo la autonomía!

En efecto, tal y como antier lo dijo, AMLO le cumplió a la CNTE y el SNTE los votos que le dieron y la promoción que de su candidatura hicieron en la pasada campaña presidencial. “La mal llamada reforma educativa” será enterrada para dar lugar a una especie de Frankenstein. Comencemos por lo que se anunció al final en la conferencia mañanera de antier: cero rechazados. Es decir, todo el que quiera podrá entrar a las universidades. No importa si su preparación es la de un analfabeta, tal y como ocurre con la Universidad de la CDMX, de la que han salido un centenar de anacoretas con diversos títulos que no les sirven para encontrar empleo. Eso mismo se encamina hacia la UNAM a la que se le piensa convertir en UAM, es decir, sin autonomía.
El Financiero: http://bit.ly/2SLKVBT

La cancelación del INEE: un proceso kafkiano

A la mezcla de un hecho (o sueño) absurdo, insólito e irracional que provoca angustia se le conoce como “kafkiano”. Este calificativo también se utiliza para referirse a las injusticias disparatadas con consecuencias trágicas, cometidas por los regímenes autoritarios, o a los descabellados laberintos de la burocracia. Ello se debe al escritor Franz Kafka (1883-1924) que en sus relatos y novelas planteaba situaciones alienantes de todo tipo. Lo anterior viene a colación por la decisión del presidente de la República, AMLO, de cancelar al INEE y, en especial, la justificación kafkiana que dio el secretario de educación, Esteban Moctezuma Barragán, de esta mala decisión. AMLO le prometió a la CNTE abrogar la RE, que se impulsó en el sexenio anterior. Esta promesa de campaña implicaba, particularmente, la eliminación de la evaluación del desempeño docente, así como la posible desaparición del INEE (que demandaba la CNTE).
El Universal: http://bit.ly/2SIr4U4

El Nuevo Acuerdo por la Educación

Esta semana, con la presentación de la iniciativa de reforma al Artículo Tercero de la Constitución, base del Nuevo Acuerdo por la Educación, inició el cierre de uno de los capítulos más tristes de la historia de la educación en México, la llamada RE. Esta reforma laboral fue la semilla de una de las discordias más costosas del país, el ejemplo proverbial de una política neoliberal fallida, desde su origen estaba condenada al fracaso. Basada en modelos extranjeros, ajenos a la realidad nacional, donde la miopía tecnocrática, que no entendió que Ecatepec no es lo mismo que Helsinki, sin diálogo alguno, inició con una acción penal contra la lideresa sindical; generó nuevas formas de deuda a través de la bursatilización de bonos educativos (se gastaron hasta lo que no había); burocratizó la labor magisterial al incrementar de manera obscena las cargas administrativa. Pero de todos estos males, el más perverso fue la campaña de desprestigio contra los maestros.
El Sol de México: http://bit.ly/2SLDb2T

La formación cultural en el Politécnico

Metafóricamente se puede considerar que los estudiantes del IPN aprenden a caminar profesionalmente sólo con un pie, porque desde el origen de la institución se privilegió la educación tecnológica, en detrimento de la formación cultural. Esta condición se ha sostenido durante 81 años y así se ha aceptado, tal vez, porque se asume como rasgo de identidad. La fundación del instituto fue uno de los grandes proyectos del presidente Cárdenas, sin embargo, no se tomó en cuenta la formación humanística. Otra desventaja de origen fue que no hubo tiempo para consolidar la institución, quedando muchos años a la deriva. En su segundo informe de gobierno (1936) el mandatario anunció que se habían adquirido equipos para laboratorios y talleres, pero no señaló la fecha de apertura. En la prensa se dio a conocer que entre algunos funcionarios de gobierno y de la UNAM, había oposición a que se abriera una nueva institución que otorgara títulos profesionales, no obstante, el Poli abrió sus puertas en 1937, aunque sin la formalidad de una inauguración.
La Jornada: http://bit.ly/2SINULo

Fobia ideológica, nada más

El nuevo gobierno tiene una desaforada euforia por demoler cuanto antes lo bueno del pasado reciente en lugar de concentrarse en corregir lo malo. Dicen que con la RE no ha habido mejoramiento académico. Otra mentira. El porcentaje de maestros evaluados con niveles de conocimiento idóneo pasaron de 40% en 2014 a 56% en 2018. Y los destacados y buenos aumentaron entre 2015 y 2017, de 7.9 a 15.8%, y de 40.8 a 44.2, respectivamente. ¿Por qué echan abajo una reforma que estaba funcionando y regresan al esquema clientelar de sindicatos empoderados en la educación y pérdida en la calidad de la enseñanza? Por razones ideológicas, y compromisos con sus camaradas de la CNTE que piensan igual que ellos. Dicen que se gastó más en propaganda de la RE (dos mil millones de pesos) que en capacitación de los maestros. Siguen mintiendo. De acuerdo con datos de la SEP que tengo a la mano, entre 2015 y 2018 se destinaron siete mil 651 mdp para formación docente, a través de los programas Desarrollo Profesional Docente; Fortalecimiento de la Calidad Educativa; Nacional de Inglés; Convivencia Escolar, y Escuelas de Tiempo Completo.
El Financiero: http://bit.ly/2SNkAmS

La educación restaurada

Todo joven con posibilidades de ir a la universidad debe tener la oportunidad de hacerlo y si es necesario el Estado debe proporcionarle los recursos para ello. Pero no todos los jóvenes del país tienen que ir a la Universidad, no es lógico ni necesario ni conveniente. Tampoco es lógico que la enseñanza universitaria pública sea absolutamente gratuita. Debe serlo para quien no tiene recursos, pero para quien puede pagarla, es justo que aporte a su casa de estudios, entre otras razones, para que éstas tengan los recursos suficientes para impartir una educación de calidad que les permita competir contra las universidades privadas. Eso implica también que debe haber exámenes de ingreso para optar por las necesariamente reducidas plazas universitarias: el mérito y los conocimientos mínimos necesarios debe ser la norma para poder ingresar a una universidad. Ningún país desarrollado del mundo se plantea, ni remotamente, que todos sus estudiantes lleguen al nivel universitario, y mucho menos que lo hagan sin costos y sin demostrar que merecen estar en ese nivel educativo.
Excélsior: http://bit.ly/2QRbqJ2